Trabajo colaborativo en diseño con visión transdisciplinaria, incluyente y participativa

Arturo Vega Zaldívar

Dotar a los estudiantes de herramientas para que puedan descifrar las señales y aprender a navegar en la turbulencia; es importante que aprendan a leer las señales de cambio. El futuro se tiene que diseñar y existen técnicas y herramientas de una gran diversidad e intersección en el diseño, planteó la Dra. Karla Paniagua, profesora-investigadora de la Unidad Cuajimalpa de la UAM, al participar, con la Mtra. Sandra Luz Molina Mata, jefa del Departamento de Investigación y Conocimiento del Diseño de la División de Ciencias y Artes para el Diseño de la Unidad Azcapotzalco, en el primer conversatorio en línea que abordó el eje temático “Competencias de lxs educadorxs del diseño a la incertidumbre” en el 7° Foro-Debate Departamental de Docencia. Diálogos de los educadores del Diseño.

Antes, la Dra. en estudios transdisciplinarios de cultura y comunicación, Karla Paniagua, explicó que “desde el punto de vista prospectivo, el futuro no se puede conocer por qué no existe, pero tiene corolarios: existe como entidad imaginaria que habita en la consciencia colectiva; es de carácter cultural y, en esta medida, se puede especular acerca de futuros posibles”.

Para la Mtra. Molina Mata, y con una perspectiva concordante con su homóloga en el conversatorio, se requiere “formar diseñadores que entiendan las múltiples capas que tiene la realidad mexicana y económica; el momento histórico que nos toca vivir es la transición y los estudiantes no pueden ser formados como mano de obra para la industria”.

En una subsecuente intervención agregó que es necesario “dotar a los estudiantes de herramientas que les permitan acercarse al diseño desde el marco de referencia de la Epistemología del Sur ya que reconoce la vida humana y no humana; una aproximación teórica a su realidad para descifrar mejor los panoramas. Darles a conocer un marco teórico que les permita entender mejor la realidad que están viviendo; mapearla y a partir de eso, interactuar con ella”.

Para la Mtra. Molina Mata, la realidad, el presente y el futuro se pueden transformar desde prácticas concretas y una de ellas es el diseño y en otra intervención agregó que el diseño puede ser generador de nuevas narrativas del bienestar.

En el conversatorio, moderado por el Dr. Luis Jorge Soto Walls, jefe del Departamento de Evaluación del Diseño en el Tiempo, la Dra. Karla Paniagua, egresada de la Unidad Xochimilco de la UAM, explicó que en CENTRO, lugar donde se desempeña de coordinadora de estudios de futuros, fomentan habilidades para el presente y el futuro; generan conocimientos y destrezas que utilizan para formar a los estudiantes por medio de experiencias transversales en las licenciaturas que imparten.

También compartió que están “trabajando el diseño centrado en la vida, en las personas y en sus necesidades; el diseño centrado en el planeta, no sólo las necesidades de los humanos, sino también las necesidades del resto de los elementos de un ecosistema”.

En el transcurso del diálogo adicionó que “el diseño centrado en la vida es más amplio; atiende las necesidades de las personas, pero también de los no humanos y del entorno; el diseño centrado en el usuario ya es insuficiente”.

El moderador del primer conversatorio concluyó asegurando que hay un interés notable para que el trabajo colaborativo en diseño se dé desde una visión inter y transdisciplinaria, incluyente y participativa.

En el segundo conversatorio, coordinado por la profesora Iarene Argelia Tovar Romero, participaron Olivia Fragoso Susunaga, Teresa Olalde Ramos y Jorge Ortiz Leroux.

Las profesoras-investigadoras de la Unidad Azcapotzalco, Olivia Fragoso y Teresa Olalde, plantearon el concepto de adaptabilidad o adaptación como una forma con la cual se puede enfrentar la incertidumbre.

“Atravesamos por una pandemia y prácticamente fue como si hubiéramos entrado a una dimensión diferente, a un mundo distópico; nos enfrentamos a una manera diferente de enseñanza-aprendizaje y pensamos en un concepto para explicar este problema: evolución, entendido como un proceso fundamental que implica el cambio y el cambio conlleva una serie de mutaciones, es decir, enfrentamos la pandemia como una situación evolutiva”, mencionó Fragoso Susunaga.

En un sentido coincidente la Mtra. Olalde Ramos, considera “la adaptabilidad como una herramienta que hemos tenido que desarrollar los seres humanos en la pandemia”.

Por su parte, el Dr. Jorge Ortiz Leroux habló de las Nuevas modalidades y prácticas para la producción y transmisión del conocimiento.

Mencionó que el diseño que parte de la transculturalidad, de la interdisciplina y transdisciplina es flexible y conlleva a encarar nuevos retos y, entre ellos, está el trabajo colaborativo.

El Dr. Ortiz Leroux, miembro del SNI, considera que “el trabajo colaborativo va de la mano con el aula invertida y es donde los roles se están alterando; en el intercambio de roles, y en este universo de plataformas digitales, que sea el alumno el que cumpla el papel de indagación”.

Agregó que en el proceso de aula invertida, el alumno conoce la temática antes de presentarse en el aula; está en un proceso constante de evaluación por todo el grupo y profesor. “Hay una transferencia del espacio de aprendizaje por fuera del aula que tiene que ser volcada hacia adentro del salón”.

El conversatorio tres fue moderado por la Arq. Olga Margarita Gutiérrez Trapero y participaron el profesor Roberto García Madrid y el Dr. Luis Carlos Herrera Gutiérrez de Velasco.

El profesor Herrera Gutiérrez de Velasco considera que se debe impartir en el nivel de educación superior una cátedra de ética. “Si el diseño es un pensar y reflexionar; la moral, la moral social, la ética, los valores son temas que se deben de ver hasta la educación superior”.

“La moral se requiere en una sociedad porque son las reglas del juego y los valores permiten al individuo hacer juicios para determinar porque sí o no es válido algo”.

Reiteró que se requiere educación en valores ideales, morales y éticos para tener un buen vivir en sociedad. Además de “ser conscientes de porqué incluir la materia de ética, materia de reflexión y sensibilización”. 

Para el Dr. Luis Carlos el cambio de un sistema capitalista keynesiano a un sistema capitalista neoliberal generó un deterioro en el tejido social.

Concluyó el conversatorio mencionando que “si no hacemos algo nosotros, si no reflexionamos sobre estos temas los docentes y alumnos para vivir bien en sociedad, y para eso la ética y la moral, se va a deteriorar más el sistema social” y propuso “la reflexión en acción, la cual es ese diálogo, ese hacer que el alumno aprenda y entienda en el ir desarrollando”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.